Cócteles con Ginebra

Los cócteles con ginebra causan furor por todo el mundo, y no es casualidad, su base ofrece un sabor ligero, refrescante, lleno de personalidad y, a la vez, muy versátil, con lo que se presta a la innovación y experimentación con distintos ingredientes para crear interesantes combinaciones que cualquier amante de los cócteles sabrá apreciar.

En las barras de cualquier bar o coctelería que se precie la ginebra es uno de los destilados estrella y por ello, a continuación te presentamos un buen surtido de cócteles con ginebra que seguramente vas a disfrutar en una próxima ocasión.

Gin tonic, uno de los cócteles con ginebra más famosos

El Gin & Tonic es un cóctel elaborado con ginebra, agua tónica y cáscaras de cítricos. Su origen viene en realidad, del agua tónica que se utilizaba para combatir la malaria. Como el sabor de la quinina era demasiado amargo, se añadió azúcar y alcohol para facilitar su consumo. La combinación de ginebra y agua tónica fue una revelación de sabor y se hizo popular entre los soldados y colonos británicos a principios del siglo XIX. La bebida se hizo muy popular y se recuerda a Winston Churchill por decir: “El gin tonic ha salvado más vidas y almas inglesas que todos los médicos del Imperio”.

cocteles-con-ginebra-gintonic

DarkSide

El cóctel Dark Side fue creado por el barman de Washington D.C. Adam Bernbach en el ya cerrado Bar Pilar y se prepara con ginebra y Barolo chinato, un vino aromatizado similar al vermut que incluye corteza de quinina, el mismo ingrediente que se encuentra en la tónica y que le da a ésta un toque amargo. También se añade amargo de Peychaud que le da su característico toque de anís, aunque si no cuentas con el Peychaud, se puede usar un poco de coñac, licor de anís y anís estrella para igualar el sabor.

Se puede encontrar el cóctel adornado con un giro de lima y una vaina de anís estrellado, mientras que otras recetas usan una cereza como toque final. Uno de los cócteles con ginebra más singulares.

French 75

El cóctel French 75 es una bebida clásica que se remonta a la década de 1920 y que se prepara con una ginebra estilo London dry, jarabe simple o sirope de azúcar, zumo de limón y champán. Por los ingredientes que tiene y la forma en que se sirve: en copa de flauta o en vaso Collins, el French 75 es una bebida larga de la familia de los Collins. Este tipo de cócteles con ginebra son muy refrescantes. Está pensando para ser un cóctel de celebración, para brindar durante una cena o una fiesta.

Tiene sus orígenes en los escuadrones aéreos de la primera guerra mundial, formados por franceses y estadounidenses; los pilotos franceses luego de una excursión exitosa solían brindar con champán, pero a los pilotos americanos, habituados a bebidas más fuertes, les parecía poco satisfactorio, así que comenzaron a añadir ginnebra a sus copas para conseguir una bebida más de su gusto, de ahí pasó a los bares y fue Harry MacElhone, en el American Bar de París en 1925, quien le añadió zumo de limón, le dio nombre y formuló la primera receta conocida.

Gin Martini

ginmartini-ginebra

El Gin Martini es un combinado de dos ingredientes de sabor exquisito y complejo. Con base de ginebra y vermú seco o blanco, este delicioso cóctel no te dejará indiferente.

Hay varias proporciones que funcionan bien para este cocktail, 5:1. o se puede utilizar también la proporción 7:1. Para preparar un Martini Seco necesitarás una ginebra tipo London Dry, de ser posible con aroma a cítricos para contrarrestar el vermú. Se decora con una aceituna o la mitad de una rebanada de limón.

Hay innumerables formas de ajustar la fórmula y la técnica: ginebra o vodka, seco o húmedo o sucio, batido o revuelto, guarnición de oliva o limón. Todas estas opciones han provocado un debate sobre la forma «correcta» de hacer un martini. Si bien es una discusión interminable, la única respuesta correcta es cómo a usted más le guste.

Gimlet

El Gimlet es una de las bebidas más antiguas de la historia de los cocktails y una de las recetas de cocktails más fáciles de preparar. Dada la poca complejidad de la receta del cocktail Gimlet, a este combinado se le ha dedicado mucho tiempo en cuidar los detalles de su presentación.

Para su preparación se necesitan partes iguales de ginebra y cordial de limón. A menudo lo verá hecho con zumo de limón fresco y almíbar en lugar de cordial de limón, un sustituto endulzado y no alcohólico del zumo de limón que se puede usar como mezclador en varios cócteles o se puede beber solo.

El Cóctel Gimlet, parece llamarse así en honor a Sir Thomas D. Gimlette, de la Marina Británica, quien supuestamente introdujo la bebida para tratar el escorbuto que afectaba a sus marinos, gracias a la lima que contenía la mezcla.

Gin Mule

El Gin Mule es un cóctel clásico muy sencillo de preparar. Su sabor cítrico y especiado lo hacen muy refrescante. Y su presentación en vaso de cobre lo convierten en uno de los combinados más reconocibles.

Para prepararlo se necesitan 50 ml de Ginebra, 20 ml de zumo de limón, cerveza de jengibre, hojas de menta, una rodaja de limón y jarabe simple.

Negroni

ginebra-negroni

El Negroni es uno de los más legendarios cócteles con ginebra de aperitivo. Cuenta la historia, de origen discutido, que el conde Camillo Negroni era un gran aficionado al Americano, un cóctel famoso en toda la mitad norte de Italia formado por Campari, vermut y soda. Un día, cansado de tomar siempre lo mismo, pidió al barman del Caffè Casoni, en Florencia, que cambiara la soda por ginebra, una bebida que acababa de conocer en un reciente viaje a Londres.

Se prepara con Campari, Vermut rojo, ginebra y naranja y se sirve igual que el Americano, en hielo, preferiblemente en vaso bajo y ancho y con una cáscara de naranja.

Dry Martini

El Martini, Dry Martini o Martini seco es un cóctel exquisito y muy sencillo de preparar ya que se necesitan apenas 2 tipos de alcohol y unos pocos elementos más. Hay diversas teorías sobre su creación y se hizo muy popular por ser la bebida preferida de James Bond y su famosa frase de «removido, no agitado».

Para su elaboración necesitarás 75 ml de ginebra, 15 ml de vermú o vermut blanco seco. Esta proporción es 5/1 (5 partes de ginebra y 1 de vermú) pero también es muy común servirlo 4/1. Hielo picado y un trozo de corteza de limón, 2 aceitunas verdes (sin hueso y sin relleno) pinchadas en un palillo o brocheta para decorar.

Historia de la Ginebra

cocteles-con-ginebra

La ginebra surge en el siglo XVII en Holanda y su propósito inicial era para usos medicinales en la búsqueda de la cura contra los problemas digestivos y de los riñones. Su nombre deriva de la palabra holandesa «jenever» que traducida es «enebro» y que en castellano la ginebra viene del termino latino «juniperus».

Su origen, concretamente, es atribuido a un profesor de medicina de la Universidad de Leiden del siglo XVII, Franciscus Sylvius, quien destiló la baya de enebro con alcohol para crear un medicamento económico con las propiedades diuréticas del aceite de la misma. Luego, dada la popularidad que ganó la creación del profesor, unos soldados que regresaban de los Países Bajos la introdujeron en Inglaterra. Cuando la ginebra llegó hasta la corte real, su popularidad fue rápidamente en aumento. Tanto fue así que se produjo una escasez de producción y para poder abastecer la demanda del mercado, su calidad comenzó a bajar. De hecho, se sabe que en ocasiones le echaban azúcar para intentar mejorar su sabor.

Mientras tanto, la ginebra británica la creó en 1862 el farmacéutico inglés James Burrough. Éste aplicó sus conocimientos científicos para producir una exitosa fórmula, ya que vio posibilidades comerciales de producir masivamente una ginebra de calidad. Así nace el conocido estilo London Dry Gin. Entre sus ingredientes encontramos el enebro, cilantro, piel de naranja, ralladura de limón y semillas de la planta angélica.

¿Qué hace especiales a los cócteles con ginebra?

La variedad de cócteles con ginebra es infinita y muy versátil; sin embargo, gracias a su sabor a bayas de enebro, la ginebra se puede tomar sola o simplemente con hielo, aunque quizá tenga un sabor fuerte que no agrade a cualquiera, una característica que la hace bastante única.

Para suavizar el sabor de la ginebra, puede servirse con agua tónica y hielo y con un toque cítrico de limón o lima, formando así el clásico gin tonic. Su sabor depende de la marca de la ginebra y la cantidad que utilicemos de cada ingrediente pero para la preparación de cocteles, viene muy bien cuando se combina con el sabor de la fruta, especialmente con el limón y la naranja.

Afortunadamente, esta bebida admite casi tantas variables como personas quieran beberla. Su mezcla de cítricos, aromas florales y botánicos la hace un ingrediente perfecto para que las mezclas siempre salgan bien y sean especiales, por algo es es una de las bebidas espirituosas más famosas en el mundo. Ahora bien, si desde ya quieres disfrutar de los más deliciosos cócteles con ginebra, solo necesitarás suficientes mezcladores, mucha creatividad y, obviamente, una buena ginebra.

Deja un comentario