Café Irlandés

¿Eres amante del café? Hoy nos centramos en el increíble combinado de café y whisky, el café irlandés. Es muy importante tener en cuenta un punto esencial sobre cómo se debe realizar un excelente café irlandés, ya que existen muchas recetas y la gran mayoría de ellas no son auténticas. 

En realidad, el proceso de realizar un café irlandés es muy fácil, siempre debemos contar con un café que sea espeso o bastante cargado, crema de leche o también se puede utilizar nata y no podemos olvidarnos del whisky.   

Debemos usar ingredientes de calidad, ya que de esta forma lograremos el sabor característico de este cóctel, que es único y especial.

Historia 

La historia del café irlandés, también conocido como irish coffee, viene desde los años 40 en el siglo XX. Cuando en el año 1942 se realizaba un vuelo en los estados unidos, el cual tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en la base aérea de Foynes (Irlanda) cuando se vió sorprendido por una gran tormenta.

Un reconocido chef, Joe Sheridan, que se encontraba en el restaurante de la terminal del aeropuerto tomó la iniciativa de realizarle a los pasajeros una bebida que ayudara a estos a calentarse y sosegarse después del susto.

Para esta hazaña combinó café muy caliente con un poco de whisky irlandés. Esta bebida fue de gran agrado para los pasajeros que allí se encontraban, quedando fascinados por esta peculiar combinación.

Uno de estos pasajeros le preguntó al chef Sheridan si esta bebida era algún tipo de café brasileño a lo que este respondió que se trataba de un café irlandés.

En el año 1945 el chef Sheridan fue trasladado al aeropuerto nacional en Shannon, donde implementó también su ya famosa creación, y en una de las ocasiones fue el reportero y escritor de viajes Stanton Delaplane, quien posteriormente introduciría la bebida en los Estados Unidos.

Ingredientes

Para que puedas realizar el famoso café irlandés es necesario que cuentes con los siguientes ingredientes:

  • 80 miligramos de café caliente.
  • 40 miligramos de cualquier whisky irlandés que tengas.
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • 30 miligramos de crema de leche, también puedes utilizar nata semimontada.

Preparación

El primer paso es calentar la copa con agua hirviendo, así podrás mantener la temperatura del café (este se debe mantener caliente durante un tiempo).

Como segundo paso tienes que colocar la cucharada de azúcar en la copa que has precalentado anteriormente (esta podrá ser en forma de balón o de cerveza). El vaso utilizado puede cambiar dependiendo del país donde se prepare.

Realizado ese proceso, como tercer paso, coloca el whisky y mezcla estos dos ingredientes para que se integre el azúcar con el whisky. 

En el cuarto paso tendrás que flamear esta preparación con la ayuda de un encendedor (este paso es opcional)

Como quinto paso procederemos a añadir el café expreso con mucho cuidado para que no se llegue  a mezclar con el whisky. 

El sexto paso sería colocar la crema o la nata que tienes previamente preparada. No debes hacerlo rápido, para que quede en la superficie. Puedes ayudarte con una cuchara invertida, para que puedas colocarla sobre la superficie del café.

El séptimo y último paso se trata de decorar esta crema con canela en polvo, nuez moscada y también café en polvo.    

Variantes

café-irlandes

Existen muchas variantes del café irlandés, pero sin duda las más populares son las cuatro que te explicamos a continuación:

Café irlandés Buena Vista: Este café en particular contiene 2 terrones de azúcar, otro de sus ingredientes principales es su crema esta batida de forma ligera servida igualmente en la parte superior del combinado.

Café Irlandés Bailey’s: Este tipo de café se caracteriza por tener un ingrediente principal, el Bailey’s (Crema de Whiskey) en vez de utilizar el tradicional whisky irlandés. Con este ingrediente el café tiende a ser algo más dulce y a la vez tendrá más cuerpo que el tradicional.

 Irish Cream Coffee: Este café está compuesto por tener la mitad del whisky irlandés y la otra parte de Bailey’s, su toque final es decorarlo con una guinda o cereza marrasquino sobre la crema.

Café irlandés clásico: En este café se utiliza azúcar moreno, crema batida (con textura esponjosa) y café muy caliente. Es la variedad más tradicional.

Presentación del café irlandés

Por lo general este tipo de café es tomado de manera muy particular, se usa una copa alargada y de cristal, para que de esta forma siempre se pueda mantener vivo de manera auténtica el espíritu de Irish Coffee. Aunque puedes elegir cualquier tipo de recipiente, si quieres mantener la tradición te recomendamos usar este tipo de taza-vaso.

Debemos tirar el agua que fue utilizada para precalentar la copa, con esto conseguimos que además de que el café se mantenga más tiempo caliente, no exista riesgo de rotura en el cristal por el choque térmico entre el café caliente y el cristal.

Posteriormente colocaremos el café, para luego añadir el whisky irlandés, previamente mezclado con el azúcar.

Con mucho cuidado, colocaremos con una cuchara la nata o crema batida. Este proceso lo debes hacer con mucha cautela, para que la nata se mantenga en la parte superior del líquido y no se mezcle. No te preocupes, es cuestión de práctica.

La decoración será a gusto de cada uno, pero por lo general se coloca canela molida o un pequeño toque de nuez moscada (si es de tu gusto) o incluso podemos espolvorear cacao en polvo si preferimos un toque más dulce. Este último paso es cuestión de gustos, decántate por el aderezo que más te guste y disfruta tu café irlandés!

Deja un comentario